Las sendas que recorren el litoral valdesiano, a escasos metros de impresionantes acantilados, proporcionan una inyección de aire puro y paz que a nadie deja indiferente.