El litoral asturiano es uno de los últimos reductos de costa virgen en la península gracias al estricto cumplimiento de la ley de costas. Playas y calas solitarias rodeadas de prados y bosques de un verde intenso. El Cantábrico en su más puro estado a un paso del hotel.