La nueva edificación, destinada exclusivamente a zonas comunes, dispone de un amplio salón provisto de chimenea, biblioteca, puesto informático, mesa de juego, comedor y bar. El gran ventanal orientado al Cantábrico, junto con los verdes prados que nos rodean, convierten todas estas estancias en lugares perfectos para el relax y el contacto directo con la naturaleza tanto en verano como en invierno.

La finca de 11.000m2 cuenta con parking y jardín con varias zonas independientes destinadas a tumbonas, mesas y juegos infantiles.